Monasterio de Rila

El Monasterio de Rila es uno de los símbolos de Bulgaria y un destino turístico muy popular. El monasterio está situado en las profundidades de las montañas de Rila, entre los ríos de Drushlyavitsa y Rilska, a 1147 m. de altitud. El monasterio está situado a unos 120 km de Sofía y a 41 km de Blagoevgrad.

El Monasterio de Rila se fundó en la primera mitad del siglo X. Su historia está directamente relacionada con el primer ermitaño búlgaro San Juan de Rila, que se estableció en la zona y se dedicó al ayuno y la oración. El sitio original del monasterio estaba cerca de la cueva que el santo escogió como residencia. Después de su muerte en 946, San Juan de Rila fue enterrado en la cueva en la que buscaba su aislamiento. El zar Peter (que reinó desde 927 hasta 969) trasladó las reliquias del Milagroso de Rila a Sredets (Sofía) probablemente fue canonizado. Las reliquias fueron devueltas al Monasterio de Rila en 1469.

A través de los siglos el monasterio fue un centro espiritual, educativo y cultural de Bulgaria. Durante el Renacimiento (XVIII - XIX) el monasterio abrió alrededor de 50 conventos en los más grande asentamientos de Bulgaria, en los que trabajaban como sacerdotes algunos de los monjes más eruditos de Rila, abrían escuelas y traían peregrinos al monasterio.

En 1961 el monasterio fue declarado Museo Nacional de "Monasterio de Rila", en 1976 Reserva Nacional de Historia, y en 1983 la UNESCO incluyó el monasterio en la lista del Patrimonio de la Humanidad. En 1991, se restauró el estado monástico del monasterio y se cerró la institución Museo Nacional de "Monasterio de Rila". En 1992, el monasterio, la Torre Jreliyova, la iglesia y los edificios del monasterio fueron declarados complejo conjunto arquitectónico, artístico e histórico de importancia nacional en el número 73 del Boletín Oficial.

Con su forma actual, el Monasterio de Rila data del siglo XIX, y la única parte del siglo XX es el ala este del monasterio. El edificio más antiguo del claustro es la Torre Jreliyova, que fue construida en el siglo XIV (1335). La torre fue la fortaleza del monasterio, y también vivienda de los monjes en tiempos de guerra. En la quinta y última planta de la torre, de 24 metros de altura, se encuentra la capilla, "Transfiguración de Dios." Actualmente, la Torre Jreliyova está abierta para visitantes solo durante el verano, y parte de los murales del siglo XIV se pueden ver por los nichos de las ventanas de la capilla.

Toda la zona del monasterio, incluidos los edificios de la iglesia, los residenciales y los agrícolas, se extienden sobre una superficie de 8800 metros. Murallas de piedra de 22 metros de alto rodean el amplio patio del monasterio, el templo de "Rozhdestvo Bogorodichno”, la Torre Jreliyova, el museo, los edificios residenciales y los agrícolas. El monasterio consta de alrededor de 300 salas, 100 de las cuales son celdas monásticas.

En el lugar de la antigua iglesia en 1834 - 1837, se construyó la iglesia principal "Rozhdestvo Bogorodichno”. La iglesia es de cinco bóvedas de cruz, con dos capillas laterales y tres nichos en el altar. Impresionan el iconostasio de madera tallada y los frescos murales, obra de los maestros de Samokov y Bansko. En el templo trabajaron muchos artistas del pincel y el cincel, pero solo Zachary Zograf dejó su firma. La iglesia conserva el sarcófago del fundador del monasterio, San Juan de Rila, el icono milagroso "Santa María Osenovitsa" del siglo XII, el icono milagroso de San Juan de Rila del siglo XVIII y muchos iconostasios e iconos “para besar” del siglo XIX.

Desde finales del siglo XIX en el Monasterio de Rila existe un museo que exhibe la historia del monasterio durante los siglos. La exposición del museo incluye ejemplos del arte búlgaro y extranjero durante el periodo de XIV-XIX. La pieza más valiosa es una cruz de madera con una exquisita talla en miniatura, hecha por el Padre Rafael. El maestro tallador de madera llevaba trabajando durante muchos años sobre ella, utilizando las mejores herramientas y cinceles, y la terminó en 1802, cuando quedó cegado por el duro trabajo en esta obra maestra. En ella se representan 36 escenas bíblicas, 18 a cada lado de la cruz, y más de 600 figuras en miniatura.